Existen muchos métodos de lubricación capilar. La lubricación capilar tradicional y el tratamiento de aceite caliente son los más buscados. Muchas mujeres dicen que ambos métodos son altamente eficaces. ¿Cuál de ellos vas a elegir? Prueba los dos pero ten en cuenta que deberías decidirte por aquél que sea beneficioso para tu pelo y tu cuero cabelludo.

hair-oilingLubricación capilar tradicional

La lubricación capilar es un tratamiento intensivo que estimula el crecimiento del pelo, mejora su estado, regenera los pelos dañados y calma el cuero cabelludo. Encontrar un aceite cosmético adecuado no es tan fácil pero una cosa es segura: no uses mezclas de aceites ya hechas. Sus ingredientes no se eligen necesariamente teniendo en cuenta la porosidad del pelo. Es una idea mucho mejor elegir un producto adecuado a tu tipo de pelo.

¿Qué cantidad de aceite es la adecuada?

No es posible definir una cantidad exacta de aceite que deba aplicarse en el pelo. La cantidad es completamente diferente para el pelo largo y denso que para el fino y corto. Puedes usar unas gotas o varias cucharadas de aceite, depende de ti. Cuando eches aceite en tu pelo por primera vez, aplica lo menos posible. Puedes aumentar la dosis durante los siguientes tratamientos.

¿Cuánto tiempo debe mantenerse el aceite en el pelo?

Tampoco hay una regla fija. El tiempo que debería permanecer el aceite en tu pelo depende de lo dañado que esté, de lo rápido que absorbe el agua y los cosméticos, y de si necesita una reparación intensiva. El tiempo de lubricación también debería estar adaptado a la longitud y el volumen del pelo. 30 minutos debería ser suficiente para el pelo corto, mientras que el pelo largo y denso necesitará varias horas. Algunas mujeres se dejan el aceite toda la noche y se lavan el pelo por la mañana.

¿Qué productos debería usar para quitar el aceite del pelo?

Depende de la fórmula del cosmético. Los champús con SLS y los buenos acondicionadores son lo mejor para eliminar los productos densos y pesados. Los champús suaves se pueden usar para quitar los sprays de aceite y las fórmulas ligeras. Ten en cuenta que, cuanto más aceite apliques, más tiempo pasarás lavando tu pelo y más champú limpiador usarás. Como todo el mundo sabe, dichos productos secan el cuero cabelludo.

Tratamiento de aceite caliente para el pelo

Antes de hacer el tratamiento de aceite caliente, elige el mejor producto. Los aceites más adecuados para este tipo de tratamiento del pelo y del cuero cabelludo son: jojoba, coco, sésamo y aguacate. También puedes enriquecer su acción con hierbas. Recuerda elegir los que sean buenos para tu color de pelo. ¿Por qué es importante? Algunas hierbas pueden oscurecer o aclarar el pelo.

  • la ortiga, el té negro, el café molido, el romero y la salvia resaltan el color natural del pelo;
  • la manzanilla, el ruibarbo, la caléndula y el clavo son ideales para las rubias;
  • el hibisco, el trébol rojo y la manzanilla funcionan estupendamente para cuidar del pelo pelirrojo;
  • el romero, el perejil, la nuez moscada y el hamamelis aclaran el tono de tu pelo.

Sabías que…

Si quieres fortalecer tu pelo, tienes que usar: manzanilla, ortiga, cola de caballo, bardana o árnica. La caléndula, la manzanilla, la lavanda, los pétalos de rosa secos y el aloe vera ofrecen hidratación. ¿Cómo se estimula el crecimiento del pelo? Usa menta, perejil, cola de caballo, salvia, manzanilla, jengibre o canela. Puedes usar muchas más sustancias en la lubricación capilar. Por ejemplo: fruta, aceites esenciales o hierbas indias. Mira a ver cómo le van a tu pelo el plátano, el aguacate o el zumo de limón. Prueba el aceite de neem, el aceite de rosas, el zumo de aloe vera, el zumo de semillas de zanahoria y la arcilla blanca.

¿Cómo se hace el tratamiento capilar con aceite caliente?

Prepara todos los utensilios necesarios: gorro de ducha, toalla, agua caliente y la mezcla de aceites. Mezcla tres cucharadas de aceites y una o dos cucharaditas de hierbas. Añade los otros ingredientes que hayas elegido. La mezcla se puede guardar hasta seis meses. Después, pon un frasco lleno con los aceites en un cuenco con agua caliente para calentar la mezcla. Asegúrate de que el agua no esté demasiado caliente para evitar quemarte el cuero cabelludo, las orejas y las manos. Dos minutos es suficiente para calentarlo.

Aplica el aceite en el cuero cabelludo. Masajea el cuero cabelludo mientras aplicas el aceite para mejorar la circulación sanguínea, potenciar la absorción de los ingredientes, fortalecer los folículos capilares y simplemente relajarte. Masajea el cuero cabelludo durante unos cinco minutos. Ten cuidado: una capa demasiado gruesa puede ser difícil de aclarar; una cantidad demasiado grande puede dejar el cuero cabelludo graso.

Después, ponte un gorro de ducha. Si tienes pensado llevar a cabo tratamientos regulares con aceite caliente, compra más gorros; puedes usarlos más rápidamente debido a los aceites calientes y a las hierbas colorantes. Para obtener unos efectos aún mejores, moja una toalla en agua caliente y póntela en la cabeza. El calor producido debajo de la toalla acelera el proceso de reparación capilar.

Después de más o menos dos horas, quítate la toalla y lávate el pelo a fondo. Durante el primer lavado, usa agua bastante caliente para abrir los poros de la piel y permitir que los ingredientes del aceite se absorban más eficazmente. Puedes usar el champú dos veces, pero ten en cuenta que no debe contener sustancias secantes ni detergentes. Usa agua fría para el aclarado final con el fin de cerrar los poros y las cutículas capilares. Sécate el pelo con el secador o deja que se seque al aire.

Lubricación capilar tradicional y tratamiento de aceite caliente – efectos

Tanto la lubricación capilar tradicional como el tratamiento de aceite caliente ofrecen unos resultados excelentes. Ambos actúan sobre el pelo y el cuero cabelludo. ¿Cuáles son los beneficios del tratamiento?

  • reconstruye el pelo dañado, repara las puntas abiertas
  • suministra ingredientes nutricionales activos, permite mantener una hidratación y un nivel de queratina adecuado en el pelo
  • añade brillo, protege el color del pelo y define el color natural
  • suaviza, previene la estática y el encrespamiento, disciplina el pelo rebelde
  • protege contra los rayos UV y durante la estilización con calor
  • acelera el secado con secador, desenreda y facilita la estilización
  • ayuda a combatir varias enfermedades de la piel
  • estimula el crecimiento capilar, previene la caída del pelo, fortalece los folículos capilares

Si deseas que tu pelo tenga este aspecto, usa la lubricación capilar. ¿A qué estás esperando?